Ruthless – The fallen (2024)

Ruthless – The fallen (2024)

“Metal sin piedad desde 1984”

Escrito por Christian Dárchez

Ruthless fue una de las tantas bandas que irrumpieron en la saturadísima escena americana a comienzos de los 80’ y que batallaban en el underground puesto que se ubicaban mas en la onda del metal de corte más directo y contundente que compartía liga con gente como Wild Dogs, Obssession y Savage Grace por citar ejemplos puntuales que de alguna forma rescataban el estilo crudo de los alemanes Accept. O sea que se alejaban de los estilos que dominaron la escena americana como lo fueron la movida Glam hard rockera y el Thrash metal. Arrancaron su periplo con el EP “Metal without mercy” (1984) una pequeña muestra de metal potente y machacón que mostraba un buen nivel en las canciones al cual fue bastante bien en el circuito under de la época y los animó a ponerse a trabajar en el debut. Sin embargo su LP debut “Discipline of Steel” (1986) tuvo muy malas críticas en su época no solo por la pésima producción sino por el nivel las canciones y el disco pasó sin pena y sin gloria. Aunque para 1988 estaban trabajando en lo que sería su segundo disco, pero sorpresivamente decidieron disolverse ese mismo año. No fue hasta 2009 que tanto el cantante Sammy DeJohn y el baterista Bob Guitrau (únicos miembros originales de primera hora) decidieron reformar Ruthless para tocar en el prestigioso Keep it true de su país natal y en festivales de Europa. No es hasta 2015 que el grupo edita su segundo álbum de regreso “They rise”, seguido de “Evil within” (2019) discos bastante bien recibidos por la prensa y que les dio la oportunidad seguir haciendo giras y mas ahora que la movida de la NWOTHM sigue aun muy en boga. Un lustro después Ruthless esta de vuelta con eso que tan bien les sale: heavy metal potente y contundente.

“The fallen”, cuarto disco de los americanos oriundos de California Ruthless, es lisa y llanamente Heavy metal potente y contundente, sin ningún aditamento moderno ni ninguna boludez que se le parezca. Riffs, machaques y solos potentísimos y bases rítmicas inquietas al servicio de canciones directas y gancheras como el inicio de la faena con la canción homónima de machaques amurallados y riffs ásperos y la voz de DeJohn que pese al paso del tiempo aun cumple incluso en las partes mas agudas seguido de la epicidad guerrera de la movida Dark Passenger y la escalada brutal y veloz de la casi thrasher Betrayal es una de las mas destacadas del lote. No mercy baja el listón en cuanto a lo rítmico con un medio tiempo machacón y amenazante. Dead fall acelera un poco mas la cosa con un machaque mas cabalgado y arreglos de guitarra a lo Judas Priest en “Bloodstone”. Tan solo creo que la pifian en End times una pieza lenta que empieza como una balada y toma matices más siniestros que no termina de cuajar del todo, mejor suerte corre la inquieta Soldiers of Steel que va desde el medio tiempo firme y acelera de vez en cuando, de hecho a Accept le faltó algún tema así en su desparejo “Humanoid” de este año. La espada y brujería es visitada en la cadenciosa Thulsa doom en una canción cumplidora que tiene al enemigo de Conan el bárbaro y Kull el conquistador como protagonista. Para el final llega la marcha de metal clásico en la acelerada Order of the dragon y el medio tiempo apisonador y riffero Live to die le da un buen cierre al disco.

La producción del disco cumple a rajatablas con el enfoque del grupo y que desconoce por completo de modernidad en su forma de hacer metal aunque eso sí, sin sonar anacrónica y con olor a naftalina. Además cuenta con una muy buena portada. Ruthless entrega así un buen cuarto disco que puede que no sea de lo mas destacado del año pero que no va a defraudar a ningún fan del metal que quiera acercarse a él.